LA INTELIGENCIA SUBVERSIVA DEL SEXO Y LA ÉTICA EN LA FRAGILIDAD DEL MUNDO

De Cafè Filosòfic Pensa
Dreceres ràpides:navegació, cerca
Data 2022/03/26
Lloc PATI LLIMONA
Titol LA INTELIGENCIA SUBVERSIVA DEL SEXO Y LA ÉTICA EN LA FRAGILIDAD DEL MUNDO
Ponent IGNACIO CASTRO REY & JOAN-CARLES MÈLICH
Descripció IGNACIO CASTRO REY, doctor en filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid, es filósofo y crítico de arte. Influido por la heterodoxia del pensamiento occidental (Leibniz, Nietzsche, Lacan, Deleuze), desarrolla desde hace años un trabajo filosófico en una doble dirección. De un lado, una afirmación ontológica de la singularidad, de su impacto irrepresentable. De otro, una crítica de la violencia microfísica del poder postmoderno. En ambos registros intenta rescatar la potencia conceptual de distintos creadores contemporáneos, de Baudrillard a Badiou, de Agamben a Sokurov. Ha publicado diversos libros siendo los dos últimos En espera , La Oficina (2021); Sexo y silencio, Pre-Textos (2021).

JOAN-CARLES MÈLICH, llicenciat en Filosofia i doctor en Filosofia i Lletres per la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualment professor tilular de Filosofia de l’Educació a la mateixa universitat. Ha publicat, entre altres títols, Filosofia de la Finitud (2002), Ética de la compasión (2010), Lógica de la crueldad (2014) i, en aquesta mateixa col•lecció, un assaig imprescindible: La sabiduría de lo incierto (Tusquets Editores, 2019). Amb La fragilidad del mundo, aquest prestigiós assagista i pensador ens brinda un extraordinari exemple de filosofia literaria dedicat a respondre les cruïlles del present.

Bibliografia Ignacio Castro:

En espera , La Oficina, 2021; Lluvia oblicua, Pre-Textos 2020; Sexo y silencio, Pre-Textos 2021

Joan-Carles Mèlich: La fragilidad del mundo, Tusquets Ediciones 2021; La religió de l’ateu, Fragmenta Editorial 2019; La sabiduría de lo incierto, Tusquets Ediciones 2019

Una conversación entre dos filósofos activos y penetrantes, cada uno a su manera, que pretenden siempre remover el agua para que no nos sirva de espejo, pues lo reflejado, de hecho aquello conocido, es insuficiente para invitarnos a la reflexión. Ignacio Castro en su libro “Sexo y silencio” trata de poner orden en un sinfín de experiencias que vivió y lo perturbaron, sin caer en lo autobiográfico. Se expresa como una especie de confesión personal y se pregunta qué tipo de conocimiento permite el sexo, pues considera que la música, la danza, la pintura y los afectos subsisten gracias a un tipo de conocimiento distinto a la venerada Razón. Joan-Carles Mèlich afirma, en su libro “La fragilidad del mundo”, que la única esperanza es que el amor (eros) termine triunfando sobre la muerte (thánatos), desconociendo el desenlace definitivo al que estamos abocados, “no podemos habitar el mundo sin sentir vértigo, un vértigo que nos coloca al límite del precipicio y que produce en nuestra existencia una sensación de atracción y de repulsión hacia él, porque el abismo seduce, pero también imprime temor”. Entrevemos que la fragilidad y el silencio no son una invitación a la mera contemplación, sino que son un acicate a una vida más profunda.